Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

miércoles, 16 de febrero de 2011

Concurso "El bien y el mal" Mi otro yo (Por Alisdei Adiestradora de mosquitos)

Continuamos con el siguiente concursante y recordar que las opiniones y comentarios a cerca de los relatos participantes sean constructivos, de buen gusto y con respeto.

En la cabecera del blog encontraréis el resto de relatos ya publicados, por si os habéis perdido alguno.

Ahora a leer y disfrutar

Muchos besos







Mi otro yo (Alisdei Adiestradora de mosquitos)




Por fin después de seis años de noviazgo había conseguido que Eric se decidiera a vivir conmigo. Habíamos alquilado un apartamento no muy grande, pero muy coqueto y acogedor. Amueblamos y decoramos la casita y justo el día que nos cambiamos; encontré a Eric muy nervioso, raro, como intranquilo.

Lo asocie al gran paso que estábamos a punto de dar.

— Eric ¿Qué te ocurre mi amor?

— nada

— ¿estás nervioso?

— no sé.

Cenamos temprano y enseguida me fui a la cama. A la mañana siguiente me desperté por el ruido de sirenas fuera de casa. Me asome a la ventana y una vecina me comento que habían encontrado un cuerpo con un mordisco en el cuello.

—¿Creen que puede ser cosa de vampiros?

—eso, parece.

—¿Hola ,cariño?¿qué haces durmiendo en el sofá?

— me quede dormido aquí viendo la tele.

Hasta me había puesto la lavadora, cosa rara en el. Llamo la vecina que tenía una fuga en una tubería y Eric fue y se la arreglo.
Todos los vecinos estaban encantados con el.

Lo único malo era que no paraban de aparecer chicas muertas con un mordisco en el cuello y aquello me asustaba.

Llevábamos viviendo allí un mes cuando una noche me desperté a las tres de la mañana y Eric no estaba en casa. Lo llame al móvil y no contesto. Empezaron mis miedos y a las seis de la mañana recibí una llamada. Me quede helada al oír lo que la policía me contó.

Eric era el vampiro que había matado a todas esas mujeres; mordiéndoles en el cuello. De ahí que pusiera la lavadora e intentara deshacerse de las pistas que pudieran incriminarle. Por el día era el vecino bueno y amable que todo el mundo desearía tener y por la noche se transformaba en un sanguinario vampiro.
Publicar un comentario