Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
Aquí publicaré mis escritos, pensamientos y toda clase de lecturas relacionadas con la literatura. Admito todo tipo de comentarios y sugerencias, por supuesto siempre con respeto.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

Translate

traductor para el blog blogger web

BIOGRAFÍA IRENE COMENDADOR


***La Autora***

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!
Pinchan en la imagen para más información

Vídeobook promocional de "Sé que estás ahí"

martes, 24 de mayo de 2011

En tierra de confidentes Cap 6

Autor imagen Marcos DK




En tierra de confidentes Cap 6



El guerrero miraba a su antiguo general de ejércitos cómo si estuviese contemplando un espejismo. Sabía que no había muerto, que desde que desertó de sus filas, Slander había emigrado a tierras del oeste, dejando su rastro sepultado por el inmenso desierto que reinaba en aquella zona, pero verlo en esta tesitura se le hacía extraño.

Estudió su semblante y lo que vio no le hizo gracia, había odio y manipulación en su mirada, era la misma que poseía tiempo atrás cuando un combate estaba apunto de comenzar, sabiendo que el enemigo no tenía oportunidad de salir victorioso del asunto. Y esta vez ese enemigo sin oportunidades era ni más ni menos que él y su amada sacerdotisa.

Pero algo que no entendía era que clase de relación se había forjado entre estas dos criaturas, un humano y un demonio como el Imperiador. No conseguía encontrar el por qué de dicha unión, a no ser que solo fuese venganza por su deserción, cosa que no tenía ningún sentido al haberse está demorado tanto.

_ ¿Y que pinta un desalmado como tú en todo esto, mi general?_ preguntó Dokan con desprecio.

_ Solo bailo al sol que más calienta querido amigo, ahora tengo la oportunidad de cumplir lo que hace años tú me arrebataste. Te contaré una pequeña historia para que te quede claro el porque sigues aún vivo_ dijo el general acercándose a él _

« Hace muchísimos años, centenares de ellos, cuando aún eras un crío a mis ordenes, ya era consciente de tu potencial, el gran Dios de Krond por medio de las escrituras me desveló tu verdadero destino, el futuro que la eternidad te deparaba. Tú, oh gran Guerrero Dokan, eres el elegido para gobernar el reino en el que nos encontramos, pero es ardua tarea, así pues las sagradas escrituras decidieron poner en tu camino una mano amiga que te ayudara en esa inmensa labor. Si, exactamente lo que te estas imaginando, tu amada Sacerdotisa Airuin es tu mitad, tu confidente y cómplice para cumplir ese encargo.

« Pero solo hay una manera de que esa unión sea consumada, y es que os fusionéis en el pecado de la carne y el amor sincero, cosa que como bien sabes esta prohibida entre los de vuestras razas; un guerrero humano nunca debe unirse de esa forma a una mujer mágica como lo es tú sacerdotisa, menos aún tratándose de la reina de todas ellas. Y aunque yo creía que vuestro amor superaría ese impedimento supersticioso, al parecer sois más fuertes o estupidos de lo que pensaba, habéis conseguido durar separados todas estas décadas, que estoy completamente seguro habrá sido suplicio mutuo.

« Ahora tengo la oportunidad de gobernar sobre este reino, cosa que en aquella época no pude por tu culpa, por tu desobediencia.

El general paró su explicación y mantuvo la mirada fija en el guerrero que trataba de asimilar toda aquella información, mientras este meditaba sobre si sería algún tipo de engaño o artimaña.

Uno de los sirvientes del Imperiador entró en la sala con paso ligero y aún intentando fuese sutil y confidencial la información que esté le daba a su amo, fue captada por los oídos de Dokan.

_ Mi señor, el grupo de brujos de Azqueyhn ha fracasado en su labor, han muerto seis y un séptimo sufre agónicamente, no tardará en terminar como sus compañeros. La hondonada de gárgolas ha perecido también. Y “ellos” avanzan rápidos hacia la entrada, nuestras resistencias menguan sustancialmente_

_ Esta bien, puedes retirarte. Esto ya estaba pensado, ahora enviaremos nuestro mejor ataque y por lo tanto definitivo. Kiinha, ven aquí_ llamó el monstruo a la mujer menuda, haciendo que corriera a postrarse de rodillas frente a él.

_ Toma, coge a Maztea, no te la quites en ningún momento del cuello, y será mejor que me la traigas de regreso ilesa, si no quieres sufrir las consecuencias. Ahora ve a cumplir tu misión y tráeme a la Sacerdotisa Airuin sana y salva, tenemos que cumplir la ultima parte del plan_ dijo el Imperiador a Kiinha mientras se quitaba del cuello la oscura piedra y se la entregaba con algún que otro reparo.

Kiinha cerró su mano sobre aquel mineral mágico y con un asentimiento abandonó la sala, no sin antes dedicarle una fría mirada de odio al guerrero todavía postrado en el suelo.

_ Déjame libre de tu hechizo y lucha como un valiente en un cuerpo a cuerpo conmigo, ¡¡maldito despojo desgraciado y cornudo!!_ gritó Dokan viendo que el Imperiador mandaba a la asesina en busca de su Sacerdotisa.

_ No puedo soltarte, entiende que tú eres muy valioso todavía y si te dejara ir, mi plan no tendría el final que tanto deseo. Ni creas que tus insultos pueden hacer que mi buen animo mengue hoy, por fin conseguiré lo que tanto ansío, que no es más que a tu dama, será mía para el resto de la eternidad, gracias a la magia de la que soy poseedor ahora, ella me amara incondicionalmente, incluso si mi trato hacia esa mujer es del todo denigrante, estará postrada a mis pies, a mis deseos_ y un hilo de baba empezaba a colgar por su comisura de solo pensar en los días junto a la Sacerdotisa Airuin; al Imperiador se le hacía la boca agua.

_ Exacto, tú tendrás a tu furcia y yo poseeré todo el imperio que ahora le pertenece a ella_ dijo el general a espaldas del guerrero_ ¿A que hacemos buena pareja?_ preguntó al hombre subyugado en el suelo.

_ Si, muy bonita pareja la vuestra, un cornudo y una mierda afeminada, dais ganas de vomitar. Y por cierto, tú historia, esa tan bien relatada, tiene una gran errata; si realmente no querías que mi vida se juntara con la de Airuin ¿Por qué fue justo a mí a quien mandaste para acabar con su vida? Hay que ser muy imbecil de mandar a destruir a una persona, justo al que puede hacer que se cumpla la profecía, si según tú, hubiésemos consumado nuestro amor, ahora no tendríais esta oportunidad_ cuestionó el guerrero a su antiguo jefe, el general Slander.

_ Pero mira que eres corto a veces Dokan ¿no te das cuenta todavía de el por qué estás tú aquí? Tanto tú como esa arpía a la que consideras reina de estas tierras, sois inmortales. ¿Sorprendido? ¿Por qué crees que con tantas guerras y heridas, tantas veces que has estado al borde de la muerte, aún sigues vivo? Por que no puedes morir y ella tampoco. A no ser…. que el uno acabe con el otro, en ese caso vuestra vida dejará de serlo, para convertiros en pasto para animales. Es por ese motivo por el que fuiste tú el elegido para cumplir aquella misión. Y ahora, será ella la que termine con tu vida, aunque para ello haya que engañarla un poquito ¿verdad Imperiador?_ dijo el general orgulloso de sus planes.

_ Exacto querido amigo y una vez muerto este indeseable, la fulana será solo mía_

5 comentarios:

Citu dijo...

Te extrañaba nena. Ojala te haya ido bien y te hayas divertido. Genial capitulo uy veremos que pasa ahora.

Explorador dijo...

Dejas un gancho potente al final. Quiero saber que pasa ;) espero que estos días hayan sido provechosos para ti, besos :)

karito cullen dijo...

O......M........G me dejas en shock irene
espero el otro capitulo con ansias
de verdad me encanto el cap!
y no quiero que termine T.T
besos

Poeta del Cielo dijo...

Irfene de infarto este capitulo... amiga siempre es un enome placer visitarte y leerte amiga ..

saludos
linda semana
abrazos

Rober Tenique dijo...

Me encanta esta historia llena de magia, aunque la situación está un poco tensa (jajaja). Y los diálogos están muy elaborados, se siente uno como si estuviera dentro de la escena. Gracias por esta joya. Besos de alcayata ¬¬.