Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
Aquí publicaré mis escritos, pensamientos y toda clase de lecturas relacionadas con la literatura. Admito todo tipo de comentarios y sugerencias, por supuesto siempre con respeto.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

Translate

traductor para el blog blogger web

BIOGRAFÍA IRENE COMENDADOR


***La Autora***

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!
Pinchan en la imagen para más información

Vídeobook promocional de "Sé que estás ahí"

sábado, 12 de febrero de 2011

"Genesis" Parte 6 (El abrazo)

NOTA: Aqui la continuación de esta maravillosa historia, su autor (Sergio) ha sido muy amable al dejarme publicarla, gracias y que todos la difruteis.
Los primeros capitulos los encontrareis en la columna de la derecha


Genesis (Parte 6)

El abrazo.


Convento de Varatec, Iztsrizz, condado de Tumsa, Rumania (año 1314 DC)


Las negras botas de caña alta de Ivan resonaban a cada paso por uno de los innumerables pasillos desiertos del convento de Varatec.
El blasón de la familia Ionescu, un halcón plateado sobre fondo carmesí, centelleaba en su pecho con brillos argénteos en contraste con su peto negro a la luz titilante de las antorchas que iluminaban el pasillo.
Sus pasos eran seguros y su porte altivo, quizás intentando disimular el desasosiego que en él producía siempre, la idea de volver a ver a su señora y dómitor: Liseta Iluminada.
Ivan atravesó el umbral de la capilla y esperó unos instantes a que sus ojos se acostumbrasen a la débil iluminación de la sala.
Varias filas de bancos de madera distribuidos regularmente se alineaban frente al modesto ara de la capilla presidida por un enorme crucifijo dorado.
Ante él se encontraba la adusta figura de una religiosa postrada en el suelo en aparente estado de oración.
La monja se levantó y dirigió su atención hacia el recién llegado.
Ante los humanos, Liseta, se comportaba como una modesta y recatada mujer de Dios, su cargo era el de Madre superiora del convento y máxima autoridad eclesiástica de la ciudad. Aunque su verdadera naturaleza era bastante más siniestra.
Como miembro del clan Lasombra, Liseta no había escatimado recursos ni esfuerzos en subir peldaños en la intrincada y siempre intrigante sociedad cainita.
La belleza de Liseta, aún con las modestas ropas monásticas que portaba, era deslumbrante. Y ella era muy consciente de la ventaja que esto representaba en algunas ocasiones.
De pie frente a la religiosa, Ivan parecía un simple campesino incluso vestido con sus mejores ropas.
-Mi señora Liseta- Dijo con vehemencia, mientras hincaba una rodilla en tierra y fijaba la vista en el suelo.
- Levántate – Ordenó Liseta con voz firme pero amable al mismo tiempo.
Ivan no pudo resistirse a esta orden y se levantó.
- Mírame – Continuó – Estoy complacida contigo. Al fin hemos conseguido el titulo y las tierras de tu familia. Lenta y metódicamente nos hemos ido deshaciendo de todos los obstáculos que impedían lograr nuestras metas.-
- Pero, ellos eran mi familia, mi padre, mi hermano- dijo Ivan entre sollozos – ¿de verdad era necesario lo que hicisteis con ellos?- Contesto Ivan. A su mente acudieron las imágenes de su padre y su hermano mirándole acusadoramente con esos ojos sin vida. Iván no pudo evitar que las lágrimas acudieran a sus ojos.
- Si dudas no eres digno de formar parte del Clan. Contestó Liseta enojada
-No los necesitas. Nosotros seremos tu familia – continuó.
- Extiende el brazo cariño- añadió con una sonrisa enigmática en el rostro.
Ivan obedeció.




Liseta echó la cabeza hacia atrás y abrió la boca mostrando la dentadura, de la que surgieron dos colmillos de tamaño imposible. A su alrededor comenzó a formarse una amalgama de sombras viscosa y amenazadora y sus ojos refulgían cargados de maldad rojos como el infierno.
Su aspecto ya no era el de una temerosa sirvienta de Dios, sino todo lo contrario, Ivan observó horrorizado como a su mente acudían imágenes del mismísimo demonio que había visto en antiguos libros ocultistas.
Durante los años que Ivan había estado al servicio de Liseta, como su Gohul personal, había aprendido muchas cosas del oscuro mundo que rodeaba a su señora, pero aún había muchas otras que desconocía… y siempre se tiene miedo de lo que se desconoce.
Asustado y sin darse cuenta de lo que hacía Ivan dio un paso atrás.
Liseta miró fijamente a Ivan a los ojos y este sintió que caía en lo más profundo de aquellos enormes ojos negros como la noche. Sus ojos lo abarcaban todo y no podía dejar de mirarlos.
-Acércate – susurró ella divertida. Ivan observó como en un sueño como su cuerpo obedecía literalmente la orden.
Desesperado comprobó que no podía hacer nada por evitarlo, era como si sus piernas ya no le perteneciesen, no tenia ningún control sobre ellas.
Sin darle tiempo a reaccionar, Liseta se abalanzó furiosamente hacia él y aferró con fuerza el brazo extendido de Ivan.
Sus colmillos se hincaron con precisión en su muñeca desgarrando tendones y carne, dejando salir un borbotón de sangre que Liseta se apresuró a beber con avidez.
El éxtasis del beso inundó a Ivan hasta lo más profundo de su ser.
La sangre caía al suelo de piedra de la capilla y formaba caprichosos surcos rojos a su paso, mientras Ivan notaba como su vida se escapaba de él de forma lenta pero constante, su corazón latía cada vez más despacio y una inquietante debilidad empezó a apoderarse de sus miembros primero, y luego del resto de su cuerpo. El mundo se volvía por momentos más oscuro e insustancial para él, ni siquiera fue consciente cuando su cuerpo golpeó con fuerza el ensangrentado suelo de piedra…
Todo fue oscuridad para él.
Liseta logró detener sus ansias a tiempo, en el último segundo y reuniendo toda su fuerza de voluntad, consiguió soltarse del brazo de Ivan antes de que este se convirtiese en un cascarón vacío y seco.
Arrodillada junto al cuerpo de Ivan y aún temblando de excitación, Liseta cerró con fuerza los ojos e intentó con todas sus fuerzas calmar a la bestia que afloraba a la superficie con el embriagador perfume de la sangre. Lentamente se calmó, sus colmillos desaparecieron y un aire frío y sosegado apareció en su semblante.
Metódicamente y sin perder tiempo Liseta lamió la herida de Ivan para que sanara y sacó con la mano derecha una daga de plata oculta entre su ensangrentado habito. Con un solo movimiento se hizo un corte en la muñeca izquierda y la acercó a la boca de Ivan mientras musitaba –Mi querido Ivan, bienvenido a la oscuridad… ¡Chiquillo mío!

5 comentarios:

Michel Martínez Deb dijo...

me dejaste impresionado ..de verdad ..esta muy bueno .... lo seguire y leere el resto ... esta increible ..eres muy talentosa .... Michel

www.micheldeb.tk

Igor dijo...

¡Bienvenido! Que esta vida oscura es mejor...
Buen fragmento de historia, muy entretenido y ameno.
Besos.

ADELFA MARTIN dijo...

¡¡wow!!, està terrorìfico, y se prende una leyèndolo...hasta el final...

saludos cordiales

Citu dijo...

Uy es muy bueno, el chico tiene arte.

rolazaid dijo...

Guapa y talentosa ,esa es mi chica,gracias querida por tus lindas palabras,te dejo un fuerte abrazo del corazon ,cuidese mucho y que tenga un exelente fin de semana,Lazaro.