Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
Aquí publicaré mis escritos, pensamientos y toda clase de lecturas relacionadas con la literatura. Admito todo tipo de comentarios y sugerencias, por supuesto siempre con respeto.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

Translate

traductor para el blog blogger web

BIOGRAFÍA IRENE COMENDADOR


***La Autora***

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!
Pinchan en la imagen para más información

Vídeobook promocional de "Sé que estás ahí"

sábado, 22 de enero de 2011

Bruja





Bruja



Los ojos dolían y pesaban, notaba los parpados arañar mis corneas al contacto, como si en vez de persianas de piel se tratasen de hierros metálicos, con cierres alambreados. Me rodeaba una espesa nube, esa niebla que caracterizaba la época del año en la que nos encontrábamos. El invierno crudo y febril que helaba los huesos estaba aclarando mi mente después de lo aturdida que me habían dejado los golpes recibidos por la muchedumbre.
Tenía pelo pegado al cráneo y revuelto, aun se despertaban en mi las ganas de vomitar al recordar los escupitajos llegarme de todas direcciones, impactándome en el cuerpo casi desnudo, desprotegido ¿Dónde estaba ahora ese al que había entregado mi vida? ¿Dónde estaba aquel que había jurado protegerme y cuidarme el resto de mis días? Esperaba que se encontrara lejos, muy lejos de aquí y a salvo.
La respiración era tarea difícil y compungida, me dolían las costillas, seguramente tendría alguna rota, pero era tal el abotargamiento que no podría decirlo con seguridad.
Aunque ahora estaba sola, podía recordar y oír todavía en mi cabeza esos gritos desgarradores, endiablados, voces que me acusaban en pos de una muerte pronta y deseada por las malas bestias que me tenían aquí atada.  
Había tenido tan solo un día de dicha en mi vida, después de interminables horas, días, meses y años de sufrimiento, un solo día era lo que me llevaría a la tumba, ese único recuerdo de su cuerpo sobre el mío, su aliento en mi boca y su amor cubriéndome. Hacía que todo mereciera la pena, que todo careciera de importancia hasta ahora.
Pero un solo día era poco, algo insignificante para lo que mi amor se merecía, para lo que yo tenía que ofrecer, lo que tenía que darle, lo que poseía.
Una ráfaga de viento impactó brusca contra mi cara, parecían cristales que flagelan la carne ya dañada, un soplo que me sacó de mis ensoñaciones y me devolvió como jarro de agua fría a la realidad de este mi último día.
Mis oídos no captaban bien el sonido, era como tener la cabeza dentro de un cubo metálico, los tenía encharcados de sangre que los golpes en las últimas horas habían dejado en mí. La verdad es que no me dolía nada, podía evadirme, despegar la imaginación, volando hasta sus brazos ilusorios, esos que me habían dado calor horas atrás.
Una comitiva de personas ataviadas con túnicas oscuras debatía mi futuro y por lo tanto el veredicto de mi condena, una muerte anunciada en toda regla. Se aproximaron hasta el patíbulo al que me encontraba encadenada con dolorosos amarres de espinos que mutilaban mi piel. Aquellos cinco hombres de capas negras me miraron fijamente, con sonrisas asqueadas al ver el estado en el que me habían dejado, llena de sanguinarias pinceladas en la piel expuesta.
Escudriñaban mi mirada aturdida, supongo que esperando ver algo de arrepentimiento en ella, pero yo no había echo nada malo como para arrepentirme. Las acusaciones que se me imputaban eran simples y vanas mentiras.
— ¡Arrepiéntete de tus actos, confiesa tus pecados y te daremos muerte rápida, bruja del demonio! — Gritó el que se encontraba en el centro de la comitiva, el portavoz y dueño de la palabra.
No los miré, no quería hacerlo por que no merecían atención alguna. Levanté la cabeza hacia el cielo y cerrando dolorosamente los ojos posicioné una imagen en mi mente, la del hombre dueño de mi corazón. Reí.  
— No pienso darte otra oportunidad. Confiesa y pide perdón o será aun peor_ volvió a exigir el mismo hombre, que frente a la tarima de madera que me apresaba, observaba con lujuria mi cuerpo desecho.
Respiré profundamente. Estaba cansada y necesitaba que todo terminara. Esperaría a mi amor al otro lado, para cumplir con mi promesa de aguardar por él toda la eternidad. Al menos eso me quedaba, él había escapado, viviría hasta que su camino terminara para al fin podernos encontrar. Mi hora había llegado, bajé la cabeza y dejé escapar las lágrimas de emoción que verlo en mi mente me habían dejado.
— Adelante, terminad con mi vida, pero que os quede claro que eso de lo que me acusáis se volverá en vuestra contra. Moriréis con sufrimiento, arrasaré desde el mas allá vuestras cosechas, mataré a vuestros hijos mientras duermen, porque mi ira será imparable. Ahora matadme, no soporto ver la porquería que representáis, no sois más que escoria e inmundicia_ mentí disfrutando de mi última actuación.
Los ojos y rostros allí presentes llamearon, unos de ira, otros en cambio fue miedo lo que sintieron. Hasta ellos mismos se habían creído sus propias mentiras.
Acusaron de brujería a una mujer inocente, que lo único que hizo fue amar con toda su alma al pobre cura del pueblo. Ese al que tenían enclaustrado y amedrentado desde que cuando niño lo encontraran en un camino abandonado. Doctrinándolo como clérigo lo postraron a sus pies sin darle otra opción, manipulándolo a su antojo.
Y es que ese pobre hombre, un muchacho al fin y al cabo, conocía todos los secretos de aquellas personas. Para ellos que conociera a una mujer como yo, que le ofrecía la verdadera felicidad, no era lo que les interesaba a este maldito pueblo de blasfemos y asesinos. Así se vivía en la Inglaterra del siglo XVI. Así era como con solo una acusación de bruja y sin tener ninguna prueba de ello,  te condenaban a la hoguera y te despojaban de todo lo que tuvieras.  
— Pues tú lo has querido. Morirás como lo que eres, un ser del demonio. Incendiada viva hasta consumirte en el infierno. ¡Yo sentencio! —  Gritó el supuesto juez del pueblo.
Un verdugo con la cara tapada subió al patíbulo y me desató las muñecas amarradas con espinos. Desgarró la poca ropa que cubría aun mi cuerpo magullado, y quedando desnuda me empujó con brusquedad hasta la pira que sería la ejecutora de mi final.
Volvió a atar mis manos, esta vez al palo central, y rodeó mi cuerpo con una soga gruesa untada de aceite y brea. Luego bajó despacio por la ladera de sarmientos y barro que se postraba a mis pies descalzos. Y cogiendo una antorcha se inclinó para empezar ha prender fuego a la base.
Cerré los ojos con fuerza, ya no había nada que ver. Contenta de saber que mi amado estaría bien, libre al fin de este enjambre de asesinos y prolijos delincuentes, criminales. Para mi eso era suficiente, “él estará bien, él estará bien”, me repetía mentalmente.
El fuego empezó a arder, sentía el calor pero no me importaba, al final no sería una muerte tan lenta como amenazaban mis verdugos, la había esperado peor, solo tenía que rezar por perder el conocimiento lo antes posible. Todo pasaría en cuestión de segundos.
— ¡Bruja!! No solo quemándote cumplirás con tu pena. Abre los ojos y mira lo que tu inmensa maldad ha ocasionado—  resonaron fuertes las palabras en mis oídos casi tapados.
Y al abrir los ojos, entre las llamas que ya se acercaban a mi cuerpo, observé algo espeluznante.  Agonizando al contemplar que mi hombre estaba allí. Tenía la cara compungida, los ojos fuera de la orbitas y el sufrimiento carcomiéndole por dentro.
Luchando por deshacerse de las manos que le apresaban para poder salvarme. Gritaba palabras que entre el chisporroteo del fuego no alcanzaba a entender. Los dos nos debatíamos por correr a nuestro encuentro, forcejeando al amarre que nos tenía cautivos.
¡¡Te quiero!! ¡¡Te quiero!! ¡¡Te quiero!!  
Escupí desde la hoguera, mientras las llamas llegaban hasta mi pelo.
El maldito juez que estaba a su lado esbozó una sonrisa inhumana, levantó una afilada daga y rebanó el cuello del joven cura, dejando caer su cabeza a los pies de la pira que consumía mi cuerpo.






********************************



Al parecer Irene ha vuelto, mi oxidada inspiración ha hecho estragos en mi, se que no es algo muy feliz, pero no todo cambia de la noche a la mañana, así que espero que este relato os haya gustado al menos
Besos para todos, siempre calentáis mi corazón magullado con vuestros preciosos halagos, os adoro mis queridos amigos de camino

21 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

¡¡vAYA! y nada menos que el curita, no, si yo digo que en todo tiempo y lugar el humano ha sido eso...humano...
excelente relato que mantiene en vilo al lector hasta que la cabeza rueda...a los pies de la pira de mi averno...genial

saludos

José Antonio del Pozo dijo...

Un día sólo había sido feliz en su vida, sí, pero qué día, qué noche la de aquel día.
tenso e intenso relato, Irene
Saludos bloggeros

Poeta del Cielo dijo...

Irene amiga como capturas con tus letras esta historia me ha tenido asi.... genial amiga...

saludos
linda semana
abrazos

Balovega dijo...

Hola.. pasaba por estos lares y me quedé a leer el intenso relato.. ha sido un placer... saludos de buen fin de semana

El refugio de mis sueños dijo...

Bueno Irene conseguiste lo que casi nadie había conseguido que leyera un relato de como morían las santas mujeres en manos de la maldita inquisición...Maldita iglesia católica apostólica y romana.
Niña y tú con esa carita tan dulce que tienes y ese corazón de oro y ese alma de ángel... ¿Como puedes escribir esto?..jaja...Bueno no te digo que me gusto porque te mentiría y yo soy incapaz de mentir...Te digo que lo leí...Muchos besitos...Y cuidado con el fuego...Que la que juega con fuego termina quemándose...jaja...Es broma...Un besito

Brianna Callum dijo...

¡Hola, mi querida Irene!
Es un placer saber que ya estás de regreso y que podré volver a deleitarme con tus letras, con relatos tan intensos como el que acabo de leer.
¡Aggg, qué injusticias que se cometían...! Pero esos dos, ese amor tan fuerte que nos mostraste, tan fuerte como para que ellos dos se entregaran a ese amor aún sabiendo del riesgo que podían correr... ¡Impactante!

Te quiero mucho, Irenita.
Besos,
Bri

Marcos DK dijo...

Muy bien detallada una escena tristemente habitual en aquellas épocas. El amor y la envidia... Ahora tenía que ser bruja de verdad y cumplir con sus amenazas ¬¬

Me alegra mucho que estés de nuevo con nosotros.

rolazaid dijo...

Bonita entrada mi Chica ,muy elocuente y detallada ,una verdadera cazeria de brujas desato la iglesia romana dandole muerte a muchas de ellas en la hoguera,hermoso relato me gusto,un abrazo querida y fliz semana,Lazaro.

jordim dijo...

Niña y tú con esa carita tan dulce que tienes y ese corazón de oro y ese alma de ángel... Has sido capaz de escribir esto, y sabes escribir incluso cosas mucho mejores (lo sé yo). Claro que, son cosas que necesitan de lectores abiertos y que sepan que escribir es un acto de libertad, y se puede plasmar igual lo bello y lo aberrante, y sin ningún tipo de limite.

Un beso.

karito cullen dijo...

ahi irene me dejaste con los bellos de punta... todabia no respiro... pobresito
te juro que llore
irene estos relatos son dignos de leer
maditos eran en esos tiempos
como hacian eso!?!?!?
malditos mil veces malditos
me alegro a que regresaras la verdad? no te haia leido mucho pero despues de esto... estare en cada publicacion
incluso te vas a aburrir de mi y mis comentarios
besos cuidate

Igor dijo...

Hoooola,
La verdad es que has logrado transmitir la atmósfera y las sensaciones con todo lujo de detalles. Es un relato casi corporal, casi te puedes meter en la piel de la joven bruja, que sufre, que todavía percibe el frío, el viento, el dolor.
Un final sangriento y oscuramente romántico, como debe ser.
Un abrazo,

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Sabes que me matas con estos relatos, que cuando llego al final tengo la moral por los suelos y con ganas de lanzarte alguna maldición, porque yo SÍ soy bruja (jeje). Así que si un día te quedas calva de repente, la comida te sabe a rayos y empiezan a llover sapos y culebras dentro de tu dormitorio, podrás señalarme con el dedo, jajajaja.

Me hiciste vivir con saña el sufrimiento de esa pobre mujer, como amaba al cura con todas sus fuerzas y como se le desgarró el alma al verle perecer.
Maldita la crueldad del ser humano, que de muertes se llegaron a causar en esa época, bueno, y en todas las demás. Somos el único animal (porque lo somos) que hace daño por la simple razón de hacerlo.

Bienvenida de nuevo, cielo, pero lo próximo algo lleno de luz que me haga sonreír y no hacer pucheros.

Besos.

~Ade~

irene dijo...

Gracias a todos chicos, me alegra saber que esta pequeña historia os gusto, se que es dura y que no es muy alegre, y si, Ade, prometo que la proxima sea un poquito mas de sonreir en vez de puchero, ya veremos
Besos para todos y gracias por vuestras palabras

Thiago dijo...

jaj tremenda, cari.... tan brutal como en realidad serían en aquella epoca estas quemas de brujas....! Que bestia, aunque ahora cierro los ojos y veo esa cabeza correteando por el cadalso,, jaaj,

Lo mejor es que ya andas por aquí y que eres de escritura fácil, eh! jaja


Bezos

jordim dijo...

"pero lo próximo algo lleno de luz que me haga sonreír y no hacer pucheros."

A mí sin embargo me gustaría ver en próximos textos cómo la autora de este relato sabe indagar en los oscuro y en lo patético, en lo siniestro y lo terrible. Me gustaría ver más del lado oscuro, el cual también puede ser emocionante e intenso, emotivo y hasta divertido.
¿Hay algo mejor que un autor/ra desatado y buceando en lo desconocido?

El refugio de mis sueños dijo...

Hola Irene...Mira en compensación por lo desagradable que soy...Supongo que eso pensaras de mis comentarios...jaja...Bueno mira es que para mí sería mucho más fácil decirte que me gusto mucho y quedar bien...Pero no puedo mentir se me nota mucho y no es mi forma...jaja.
Bueno yo venía para decirte que te hice una cosita para que tú mirándola te analices y veas si has cambiado mucho o no de niña a mujer...jaja...Muchos besitos...Lo tienes en mi blog de creaciones el fondo le puse algo de Madrid...Feliz semana querida amiga

Melody Paz dijo...

Excelente relato y horror aquellos tiempos, me salve de vivir en ellos sino hoguera seguro jjaa.
Me hiciste comer las uñas.
Besitosss de bienvenida muahhhh

Z dijo...

uf mi arma, menudo cuento que casi es novela corta, jajaja. Pero killa, de dónde sacas el tiempo para hacer todo eso y encima comentar blogs ajenos???

Ayyyyy a mi la vida se me escapa como granos de arena entre las manos!

Citu dijo...

uy mi Irene un relato muy triste pero lleno de emoción y suspenso extrañaba leerte amo como escribes. siempre me conmueves.

Nena queria preguntarte si estas interesada Ademas de mi blog pertenezco a una revista que se llama novelas quisiera poner tu logo y publicitar tu pagina ya que amo tus poemas e historias . Y al mismo tiempo tu harias eso por la revista me avisas si etas interesanda
.

irene dijo...

Citu, cariño, pues claro que estoy interesada, si tu crees que puedo figurar ahí, pues llévate lo que quieras, y me dices cual es vuestro enlace y lo pongo en el blog, como tu quieras, ya tienes mi mail, o si no por aquí, como mas te guste, un besazo reina mía.

KaRoL ScAnDiu dijo...

Y yo sin poder entrar en el ordenador dos días... jooo, que cargo de conciencia me ha dado, ajaj:D

Exepcional, maravilloso y singular mi Ire.
Sin dudas es impactante, y toda esta atmosfera de injurias que, aun que hoy no quememos a nadie por burjería, si se condena a la gente por iguales sandeces...

Como te quiero mi reina... siempre...