Bienvenidos

Hola a tod@s y gracias por visitar mi humilde página, espero que os guste.
Aquí publicaré mis escritos, pensamientos y toda clase de lecturas relacionadas con la literatura. Admito todo tipo de comentarios y sugerencias, por supuesto siempre con respeto.
IMPORTANTE:
*Lo publicado aquí es ficción y de mi autoría.
*Yo no reseño libros, hago únicamente recomendaciones personales.

Seguidores

Translate

traductor para el blog blogger web

BIOGRAFÍA IRENE COMENDADOR


***La Autora***

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!

¡MIS OBRAS PUBLICADAS!
Pinchan en la imagen para más información

Vídeobook promocional de "Sé que estás ahí"

miércoles, 28 de abril de 2010

Capitulo 6 Y en la otra vida




Capitulo 6

No te ves como realmente eres


El resto de la mañana paso rápido, a diferencia de mis clases anteriores que los minutos se agolpaban con demencia, ahora que sentía su compañía tan cerca, todo parecía ser un borrón a la vista. Me abandonaba a los delirios que me causaba el pensar en acompañar a mi amada después de las clases y deliberaba sobre a que lugar llevarla, mis ideas rozaban la enajenación de un rapto fortuito, ¿pero consentido?, quizás si, ella no había debatido ni una sola de mis peticiones, aunque yo también pedía muy por debajo de mis necesidades.

El sonido del final de las clases se me antojaba embriagador y vital, la espera había sido enloquecedora con la ausencia de comunicación por parte de mi Sam, en ninguna de las clases, que después del descanso se sucedieron, habíamos podido hablar, a lo largo de los futuros días, debía cambiar mi posición en las aulas para poder sentarme mas cerca de ella, con mi don de palabra y unas cuantas miradas siniestras a los chicos y otras candentes a las chicas, haría que mi asiento se acercase mas a mi hechizadora dama.
Otro cantar era cambiar de asignaturas, para que las optativas que teníamos ella y yo fuesen las mismas, además en este caso debía pedir su opinión al respecto, no quería intimidarla, quizás ella deseara que algunas de las horas escolares yo no tuviera mi atención sobre ella, pero si me concedía el permiso de poder compartir todas sus clases, me las arreglaría para que así fuera, el director del centro me debía algún que otro favorcito, me lo cobraría encantado.

_ Por fin…. Las clases me han parecido siglos de espera, ¿acaso esa mujer no calla nunca?_ me decía Sam mientras bajábamos las escaleras hasta el vestíbulo.

_ Si, a mi también se me ha hecho muy largo_ conteste con la mirada gacha.

Debía acostumbrarme a dejar de tener vergüenza al hablarle, cada vez que me miraba, un escalofrío me traspasaba como un rayo por el cielo en una noche de tormenta, y la verdad que era muy a menudo, porque sus ojos daban pocos minutos de tregua a mi fisonomía, incluso un brillo de “deseo” parecía estar oculto en ellos, pero ya no sabia lo que era objetivo y lo que no, mi obsesión no dejaba obrar con sensatez a mi cerebro.
Cuando puse mi mano en el pomo de la puerta del vestíbulo, para al fin salir a la calle y acercarme más a mí ansiada soledad en su compañía, ella dijo dejándome sin palabras,

_ Sal tú……., yo tengo que hacer algo.

Mis pies no reaccionaron, ¿a que se refería con sal tú? ¿Quería que me fuera a casa sin ella? ¿O solo debía esperarla en la calle? Y gritando a su espalda un poco mas alto de lo que requería la dije,

_ Pe..ro… , ¿te espero fuera?_ volvió su cuerpo por completo hacia mi y aproximándose de nuevo, levanto su mano y la poso en mi mejilla con su cara muy seria,

_ Pues claro que si, ¿acaso te crees que te vas ha librar de mi tan fácilmente?, creo que todavía no me conoces lo suficiente…… tendremos que cambiar eso.

Su roce todavía me quemaba hasta el hueso cuando aparto la mano de mi cara, los pelillos del brazo se me elevaron, mi garganta se inflamo y con un esfuerzo sobrehumano conseguí abrir la puerta que daba al patio delantero y salir al fin a la calle, una vez allí me pregunte donde se habría dirigido, pero la verdad que sabiendo que ella volvería a mi, eso no me importo. Tardo más de lo que esperaba, al menos unos veinte minutos y cuando ya me decidía en ir en su busca, ella me sorprendió pasando por la puerta y con un gesto me indico seguirla fuera.

_ ¿Qué era lo que pasaba? ¿Acaso te has olvidado algo?_ dije

_ No.., olvidarse de algo significa tener que hacer algo y no recordar hacerlo, pero en mi caso, lo que he hecho es una cosa que no entraba en mis planes, por lo menos hasta esta mañana.

_ Y se puede saber señorita ¿cual cosa tan importante era, para dejarme sin tu compañía?_ avergonzado otra vez, esto no se iba a pasar, es tortuoso en verdad.

_ Tengo una muy buena escusa, y seguro que retiraras tus acusaciones cuando sepas cual ha sido mi cometido.

_¡Sorpréndeme! ._ Me miro expectante y examinando mi reacción.

_ Bueno…. He ido a la secretaria y he cambiado todas mis clases optativas, para que así coincidan con las tuyas, _ intensificando su mirada y con algo de miedo en los ojos continuo_ por supuesto que si esto te molesta, puedo volver a dejarlas como estaban antes.

¡¡Molestarme!!, pero si mi corazón quería saltar de mi pecho y abrazarla tan fuete que la cortara la respiración por un momento, molestarme… , como tendría que dar gracias toda mi vida, por los momentos de felicidad proporcionados por el ángel, que frente a mi se encontraba.

_ No me molesta en absoluto.

_ Bien, ¿pues dime donde me vas ha llevar?_ dijo mientras caminábamos por la calle.

_ ¿De cuanto tiempo dispongo de tu compañía?, dependiendo de tu respuesta, así será mi decisión de a que lugar llevarte.

_ No tengo toque de queda, pero mi madre se preocuparía si llego mas tarde de las nueve de la noche.

¡¡Las nueve!!, ¡¡ohh Dios!!, eso significaban unas seis o siete horas por delante, como ahora que en una fracción de segundo, había acogido el regalo de ese tiempo, me permitiría a mi mismo acortarlo, no, ya sabia yo que no; estrujaría al máximo mis minutos a su lado, hasta la hora limite.

_ Y…. me pregunto si…. Si vas ha pasar todas esas horas conm….. fuera de casa…¿necesitas ir a casa antes de nada? Solo lo digo para dejar tu mochila o coger alguna cosa que te pueda hacer falta, no querría que estuvieras incomoda por nada, iremos allí si así lo deseas.

_ No gracias, estoy perfectamente y mi madre ya sabe que hoy llegare tarde….. bueno de todas formas tengo el telefono móvil, puedo llamar luego.

_ En tal caso, vamos, primero te llevare a por ese prometido zumo, aunque siento decirte que pagaré yo.

Después de coger el autobús que nos sacaba del centro, a las afueras de la ciudad se encontraba una pequeña cafetería, uno de mis sitios favoritos, puesto que era muy humilde y familiar, los propietarios eran un matrimonio joven que jamás se entrometían en la vida de sus clientes, y eso me agradaba mucho.
Sentados en una de las mesas del fondo, donde las pocas miradas que pudiesen vernos, tenían una tarea difícil, empezamos la conversación que el descanso del insti habíamos dejado, preguntándole todo lo relacionado con sus gustos y predilecciones. Me gratifico el saber que el estilo de música que escuchaba era bastante familiar al mío, ella también era una amante de los clásicos, los Beatles, Terry Reid, Van Morrison, este ultimo le dijimos al unísono y reímos por el acierto.
Miraba con precaución el reloj, puesto que cada vez que lo hacia, un espasmo nervioso me sacudía el cuerpo al comprobar que mi tiempo con ella pasaba a la velocidad del sonido. Era ya hora de comer y entregándole la carta le pedí que eligiera, recomendándola lo que para mi gusto era la especialidad del lugar.
Los dueños, aunque discretos, no pudieron contener una sonrisa, al comprobar que mi aspecto de satisfacción se debía a la divinidad que tenia frente a mi, ¿se nos vería bien?, ¿como una verdadera pareja?, yo en verdad que así lo sentía.

Me perdía en sus movimientos, como tocaba insistentemente su frente con los dedos, mostrando de vez en cuando un toque de timidez, era un gesto curioso y que se repetía en numerosas ocasiones, ella intentaba con el esconder detrás de su palma, sus preciosos ojos verdes, aunque no lo conseguía, puesto que mirarme directamente parecía ser su mayor prioridad, entonces sin casi detenerme a pensar lo solté,

_ Eres preciosa… _ pronto caí en que me había quedado corto con tal blasfemia, _ permíteme corregirme, en realidad eres la perfección de la palabra belleza. Todavía no logro entender como estas ahí sentada, delante mío.

_ Supongo que nadie se ve como realmente es, porque tu pareces no ver lo que despiertas en las miradas de los que te rodean, una ostentosa belleza se reparte por cada palmo de tu complexión, ¿acaso no te has dado cuenta?_ enfatizo cada palabra rápida y tímidamente, para luego ruborizarse, se veía tan embaucadora.

_ Si en un concurso nos viéramos como competidores, yo seria el eliminado antes de la subscripción, en cambio tu serias la finalista ganadora entre millones de concursantes. Debo haber hecho algo muy bueno en mi anterior vida, para que en esta me compensen de esta manera, aunque solo sea para tenerte durante una tarde conmigo.

_ Solo me concederás una tarde de tu compañía, vaya…. Tendré que esforzarme un poco más para que sientas la necesidad de mi compañía. Bien, ¿dime que quieres de mí?.

Sus palabras desgarraban mi estomago, embrujando mi conciencia hasta el punto de dejarme sin respiración, con un fuerte suspiro la contemple y sin saber que era lo que ella quería oír de mi, dije,

_ ¿Otro día más?

Se hecho a reír en una sublime carcajada y esta vez asintió probando una nueva cucharada de su helado de vainilla, ver como disfrutaba de él era todo un espectáculo, tendría problemas al conciliar mi sueño solo por esa imagen, esa misma noche pagaría las consecuencias, seguro.

Después de pagar la cuenta como le había prometido y con alguna objeción por su parte, yo no disponía de mucho dinero más, pero al sitio donde nos dirigiríamos no lo iba a necesitar.

Volvimos a subir al bus y en esta ocasión, cuando solo habíamos recorrido dos de las once paradas empezó a llenarse. No me fije de cuanto la gente nos observaba hasta ese momento, pero si sabia el porque, la mujer mas hermosa del extenso universo se encontraba sentada a mi lado; los hombres la miraban con deseo y las mujeres con evidente envidia, para luego posar sus ojos en mi y al contrario los hombres me miraban con la envidia de mi compañía y las mujeres con “deseo”, bueno quizás tuviera ella razón y no me contemplaba de la manera que lo hacían los demás, si ese era uno de los motivos por lo que ella estaba a mi lado, por mi perfecto.


***********************************************************


Bueno chiquillos, espero que os haya gustado, prometo poner las cosas un poquito mas interesantes en adelante, ademas este capi es mas largo que los anteriores, disfrutadlo como yo lo hice, un beso a todos.
No se corten en comentar.

4 comentarios:

manzanitha dijo...

hOla nenis!! ¿como estas?
weno hasta q al fin puedo pasarme eh xD
me la pase estos dias mejorando el blog y weno haciendo uunas q otras cositas :) aww!! gracias mil por pasar por mi blog y leer♥ q amor!!
weno! me lei este capi, y en cuanto pueda me pongo al dia con el resto n_n
arg! este par son una ternura!!
cuanto amor en el aire!!! :) me encantaron!!!
ya me hice tu seguidora y tambien lo hare del blog de twilight :)


espero q estes bn ninia

cuidate♥

irene dijo...

Gracias mil Manzanitha, si que son unos encantos pero siento adelantarte que esta hitoria no es todo del color de rosa, si no que aburri ¿no?, ya veras las sorpresitas que nos depara, gracias de nuevo por leerme, y encantada de que te guste, lo que quieras me pides, un beso, nos vemos por tu blog, besitos.

KaRoL ScAnDiu dijo...

Lindo el capi querida Irene. Que amor, que digo, adoración mas intensa tiene por Sam, que por otro lado, estoy segura siente lo mismo;D... me voy a por el siguiente que me tienes "enganchá";D

Brianna Callum dijo...

Me encantó, Irene. Son una parejita adorable, y no quiero ni pensar en lo que dice la sinopsis de esta historia. Me niego!!!
Hoy me tocó "maratón" de "Y en otra vida"... y tú tienes la culpa por escribir tan bien!!!

Besos,
Bri